Alemania: fuga de gas obliga a desalojar a 350 personas que estaban en una orgía

Cientos de swingers que se habían dado cita en un club tuvieron que salir a la calle muy ligeros de ropas.

Una fuga de monóxido de carbono hizo que los bomberos de la localidad germana de Hattingen (Renania del Norte-Westfalia) desalojaran un club swinger en momentos en que 350 de sus integrantes se encontraban en una orgiástica reunión.

Cuando los primeros socorristas llegaron al lugar se toparon con un espectáculo curioso. Decenas de personas desnudas -algunas inconscientes- estaban desparramadas por todo el establecimiento. Desbordados por la situación, pidieron refuerzos de inmediato. Según el periódico local Bild, 160 bomberos participaron del operativo.

Las imágenes captadas por las cámaras de televisión muestran a decenas de participantes, los más afortunados cubiertos con batas y los menos solamente con ropa interior, siendo evacuados en autobuses públicos donde eran atendidos por los trabajadores de primeros auxilios. Las autoridades informaron de que al menos once de ellos tuvieron que ser hospitalizados

“Fue muy fuerte, yo no lo podía creer. Nunca había visto algo así. Pero es mi trabajo, así que los ayudé a subir uno por uno como pude al autobús, arrancamos, y los dejé en su destino”, dijo uno de los conductores a una radio local, según recoge el periódico español Público.

la investigación llevada a cabo por la policía de Hattingen indica que, en un momento de la noche y por motivos que se desconocen, saltó la alarma de monóxido de carbono. Sin embargo, el volumen de la música, los sonidos propios de la orgía y el hecho de que todo el mundo estaba muy concentrado en sus menesteres, hizo que nadie la advirtiera música, nadie la escuchó. Hasta que empezaron los desmayos.

El departamento de bomberos no hizo ningún pronunciamiento moral sobre la bacanal celebrada en el club, pero señaló que la concurrencia estaba por encima del aforo. El local tiene capacidad para 160 personas, pero ellos contabilizaron 350.

Los bomberos aclararon que no se produjo ninguna explosión ni incendio, y tras la evacuación se procedió a una rigurosa inspección del inmueble.

Una vez que todo volvió a la normalidad, se permitió a los miembros del club ingresar en busca de sus pertenencias, pero “la fiesta no continuó”, detalló el vocero de los bomberos.

A %d blogueros les gusta esto: